CENTRO CULTURAL SAN FRANCISCO SOLANO
CENTRO CULTURAL SAN FRANCISCO SOLANO. CANTO A LA PRIMAVERA

    CANTO A LA PRIMAVERA* Por: Leonora Acuņa de Marmolejo

    CANTO A LA PRIMAVERA

    CANTO A LA PRIMAVERA*

                  Por: Leonora Acuña de Marmolejo

                  Cantemos a la diva, la Diosa Primavera

    que hace tañer campanas en nuestros corazones.

    ¡Oh, Primavera!, dime: ¿qué es lo que tienes tú

    en cómplice misterio con nuestra Madre Tierra

          Trapásame tu hechizo querida Primavera

    ¡dame en vernal embrujo, tu color y esplendor!,

    y, dímelo en secreto: ¿Cómo es que te renuevas?

    ¿Me permites llamarte “la más bella estación”?

          Natura te despierta como si un hada buena

    te hubiese levantado de un letárgico sueño…

    y llegas majestuosa como novia radiante

    dando tibieza amable a todas las criaturas.

          Ya la arboleda empieza a tener nuevos brotes

    y de la tierra emergen narcizos y azucenas;

    vuelven las golondrinas; vuelven los pajarillos

    a formar una orquesta en las ramas que esperan,

          donde los tiernos brotes semejan esmeraldas

    como en bello diorama contra el azul del cielo;

    y vuelven las gaviotas juntas a calentarse

    sobre la alfombra verde que está cerca a la playa,

          do Neptuno las mira procaz y voluptuoso…

    Ya salen las ardillas saltando en alborozo

    y los conejos vuelven a explorar el verdor.

    Exultemos felices que por fin ha llegado,

          Primavera, la reina, como un dulce milagro.

    No más grises paisajes, no más noches de frío;

    flota en el aire un aura de mística energía,

    y habrá un festín de flores y mágico splendor…

          Driades y nereidas, sílfides y napeas,

    coronadas de azahares, eufóricas vendrán

    con hierático rostro espléndido y sonriente:

    Serán las anfitrionas, ¡rebozantes de amor!

          Cantemos a la diva, la diosa Primavera,

    que por fin ha llegado derrochando color.

    ¡Pidámosle que anide en nuesros corazones,

    cual en un pebetero repleto de fragancias!

     *Poema tomado del libro BRINDIS POR UN POEMA.

              Plaza & Janes. 1995